MARÍA SKLODOWSKA – MARIE CURIE – MADAME CURIE

MARÍA SKLODOWSKA – MARIE CURIE – MADAME CURIE

Héctor Rago
@hectorrago

 

“Creo que la Ciencia encierra una enorme belleza”

Marie Curie

En una famosa fotografía del Congreso Solvay en 1927 destacan prominentes figuras de la ciencia. Einstein, Bohr, Heisenberg, Dirac, Schrödinger, Pauli, Lorentz, De Broglie…y entre ellos una sola mujer: María Salomea Sklodowska.

collage

¿Quién era esta mujer singular que se codeaba con los más prestigiosos científicos de una época en la que la ciencia estaba dominada por los hombres?

Polonia estaba invadida por Rusia cuando María nació en Varsovia. corría el año de 1867. Su padre, profesor de física y matemáticas sin duda influyó en la decisión de la joven María de dedicarse a la ciencia. Las imposiciones del país invasor prohibían a las mujeres matricularse en la universidad. María se preparó en una universidad clandestina que funcionaba de manera itinerante y en la que estudiantes universitarios hacían de profesores.

collage
En la más precaria de las condiciones María se fue a Paris en 1891 y se matriculó en La Sorbona. Fueron años de penurias económicas, vivía en un pequeño ático y a menudo no tenía cómo comprar la leña para aminorar el frío del invierno parisino. Pero nada habría de impedir que la talentosa María, ahora Marie fuese la primera egresada en física en toda Francia, y además como la primera de su promoción. Al año siguiente se graduó en matemáticas siendo la segunda de su clase.
Cuando conoció al brillante físico Pierre Curie supo que su destino estaba ligado al de este hombre y que el enamoramiento también abarcaba la pasión por la ciencia. Ya era Marie Curie.

collage

A sugerencia de Pierre eligió como tesis de doctorado estudiar radiaciones intensas que emiten algunos elementos como el uranio. Habían sido descubiertas poco antes por Henry Bequerel. El proyecto de la tesis coincide con el de Irene, su primera hija.
En un laboratorio muy precario en un galpón Pierre y Marie determinan que el torio es otro material que emite radiaciones y comienza un fructífero período al determinar la existencia de dos nuevos elementos radiactivos: el polonio, en homenaje a su tierra y en 1898 el radio, cuyas emisiones resultaron novecientas veces más intensa que las del uranio. Marie Curie acuñó la palabra “radioactividad” para estos nuevos fenómenos. La tesis doctoral dirigida por Bequerel obtuvo mención cum laude. Fue la primera mujer que obtuvo un doctorado en Francia. París entero la conoce y la celebra. Ya es Madame Curie.

collage

La repentina fama los abruma, y parecieran preferir el silencio de su desvencijado laboratorio. En 1903 la pareja recibe apoyo financiero de la Academia de Francia, son invitados a Londres. Sólo puede hablar Pierre, pero la disertación se tradujo a cinco idiomas y se reimprimió diez y siete veces. La Royal Society les otorgó un reconocimiento y a finales de ese año les fue adjudicado el Premio Nobel en física compartido con Béquerel.

Al año siguiente nació Eve, la segunda hija de la pareja y en 1906 Pierre muere insólitamente atropellado por un carruaje. Madame Curie, devastada rechaza una pensión del gobierno francés y acepta la cátedra que tuvo su marido. Fue la primera mujer en ser profesora de La Sorbona.
En 1910 escribe un tratado de radioactividad, logra aislar un gramo de radio puro, en 1911 recibe un segundo Nobel, esta vez en química. Sí, primera persona en obtener dos Nobel. Crea el Instituto del Radio con sedes en Varsovia y en Paris. La vorágine no cesa.

La vorágine de la guerra tampoco cesa. Libertaria, comprometida, solidaria, el estallido de la 1 Guerra Mundial la lleva entrenar a doscientas mujeres en unidades móviles de radiología, las petit Curie las llamaron, que ayudaban a los médicos a localizar las balas en los heridos en el frente de guerra aliado.

La radioactividad hablaba de una de las 4 fuerzas fundamentales de la naturaleza. También de una terapia que habría de salvar millones de vida. También produjo la aplasia medular que en 1934 segó su vida.

collage

Madame Curie fue una mujer imprescindible. Blanco de ataques de xenofobia, sufrió los embates de la misoginia, pero más pudo su pasión por saber. Logró encumbrarse a fuerza de talento en lo más alto de la ciencia. Ya sabemos por qué está en la foto al comienzo del texto. Fue María Salomea Sklodowska, Marie Curie, Madame Curie.

_____________________________________________________________

En la musicalización del audio de este post se usó:
1.-«La Polonesa Heroica, opus 53» (1842),autor Frederick Chopin, intérprete Arthur Rubinstein.

2.- «Nocturno para violín y piano» (1911), de la compositora francesa Lili Boulanger (1893 – 1918).

3.- «Lili Marleen» Canción alemana inspirada en una carta de despedida de un soldado. Versión de 1939.

_____________________________________________________________

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *