LA ÚLTIMA DANZA

 

 

“Hasta ahora la humanidad había sido sorda al universo.

De repente aprendimos a oír.

El universo ha hablado y nosotros tenemos que entenderlo”

David Blair

Héctor Rago

En algún lugar de una galaxia de cuyo nombre no quiero acordarme, dos estrellas ejecutaron una danza cósmica sin presentir que sería su último tango. Eran muy pequeñas, el diámetro de cada una de ellas era de unos 20 kilómetros. Su masa, algo mayor que la masa del sol. Tanta masa comprimida en un espacio tan reducido hacía que la gravedad en su superficie fuese formidablemente intensa.

collageLos electrones abalanzados por la presión hacia los núcleos formaban neutrones y la estrella remedaba a un gigantesco núcleo atómico. Era la clase de objetos más compacto que podemos concebir: estrellas de neutrones, el remanente de estrellas masivas que explotan al agotarse su combustible nuclear.
La danza de las estrellas se fue haciendo frenética, cuando estuvieron a un centenar de kilómetros de distancia se generaron ondas gravitacionales copiosamente.

La espiral se fue achicando y luego de unos dos minutos el choque era inevitable y se produjo la fusión de las estrellas, un cataclismo que generó un estallido de materia y radiación.

Todo esto ocurrió hace 130 millones de años.
Puntualmente las ondas gravitacionales provenientes del par de estrellas, llegan a la Tierra el 17 de agosto del 2017 y activan levemente durante unos cien segundos los dos detectores LIGO en los Estados Unidos. Se disparan las alarmas. Menos de dos segundos después el telescopio espacial Fermi detecta una breve e intensa ráfaga de rayos gamma en los cielos del hemisferio sur. La duración del registro de las ondas y la ráfaga de gammas sugiere que no se trata de agujeros negros y por tanto puede verse.  Los datos de LIGO, Fermi y el detector de ondas gravitacionales Virgo en Italia permiten localizar la dirección de la fuente en un área de unos 28 grados cuadrados.

collage

Apenas unas horas después la joven astrónoma y estudiante de postgrado Natalie Ulloa manejaba un telescopio óptico en Chile cuando percibe el insólito brillo del estallido y logra capturar en una foto, la colisión de dos estrellas de neutrones. En las siguientes horas y días cerca de cien telescopios incluyendo al Hubble, escudriñan esa luz en todas las longitudes de onda, infrarroja, ultravioleta, rayos X. Por primera vez en la historia, la humanidad contempla un episodio astrofísico detectando sus ondas gravitacionales y sus ondas electromagnéticas.

collage

[El realizador de Astronomía Al Aire con Natalíe Ulloa]

Se ha inaugurado una novedosa manera de indagar al universo. Ambas ondas, las gravitacionales y las electromagnéticas viajaron durante 130 millones de años, ambas a la velocidad de la luz y ambas nos hablan de aspectos distintos del fenómeno del cual provienen. La exquisita tecnología actual, la posesión de teorías exitosas y de simulaciones computarizadas nos dan luz acerca del evento ocurrido. La emergente astronomía mutimensaje acaba de anotarse un éxito.

El análisis conjunto revela que las ondas gravitacionales no proveían de agujeros negros como las 4 detecciones anteriores, en las que no hay luz emitida; sino de la fundición de dos estrellas de neutrones, un fenómeno que ya ha sido bautizado como kilonova. Por eso podemos conocer las masas de las estrellas, y la masa resultante. Y la cantidad de energía emitida. Era una conjetura que las erupciones de rayos gamma podía tener su origen en la colisión de estrellas de neutrones. Ahora hay constataciones. Gracias el análisis de la luz en diversas regiones del espectro sabemos que se formaron alrededor de 16.000 veces la masa de la Tierra, de elementos más pesados que el hierro.  Doscientas veces la masa en oro puro, quinientas masas terrestres de platino. Esos elementos pesados quedarán dispersos en el medio interestelar. El enigma de cómo funciona la alquimia cósmica ha sido descifrado.
Además la detección de ondas gravitacionales y electromagnéticas proporciona una nueva manera de medir la tasa a la que se expande el universo.

Corren tiempos fascinantes para la astronomía. En 2015 cuando se detectó la primera onda gravitacional, (hoy galardonada con el Nobel en física 2017), aumentó nuestra habilidad para hackear el mundo físico. La astronomía multimensaje está apenas naciendo y se espera que revolucione nuestra comprensión del universo. Ya estamos vislumbrando sorpresas.

Otras fuentes:
http://www.ligo.org/detections/GW170817.php

_____________________________________________________________

En la musicalización del audio de este post se usó:

1.- «Adiós Nonino » Tango, Astor Piazzola (1959)

2.- «Danza Macabra» (1874), Poema sinfónico de Camille Saint-Saëns, interpretada por Clara Cernat y Thierry Huillet (1989)

3.- Classical Contemporary violin. Homenaje al compositor rumano George Enescu.
_____________________________________________________________

9 pensamientos en “LA ÚLTIMA DANZA

  1. Carmen Albujas Responder

    Me encantó. Me permitió conocer y entender un poquito más de las ondas gravitacionales. En el texto faltan palabras que están en el audio. Lo oigo y leo a la vez, lo cual me permitió notarlo

  2. José Iván Hurtado Hidalgo Responder

    Muy interesante e ilustrativo. Gracias y felicitaciones. Este tipo de información es la que debería abundar en los más mafia, en los que se acumulan Miles de toneladas de basura.

  3. Fabio Gonzalez Responder

    Me parece una iniciativa estupenda. Narrada y recreada en un lenguaje amigable, inspirador, serio y cuidadoso.
    Felicitaciones. No desfallezcan

    • Héctor Rago Responder

      Muchas gracias, amigo Fabio. Le prestamos particular atención al lenguaje empleado. Queremos que cautive manteniendo la precisión y el rigor. Qué bueno que haya hecho esa observación.
      Salud!

    • Héctor Rago Responder

      Muchas gracias, querida Katania…Lo está transmitiendo la FM de la ULA en Mérida en el programa Auditorio, de Valmore Gómez Jerez.
      Abrazos…!

  4. Héctor Rago Responder

    Muchísimas gracias profesor. Viniendo de Usted es un extraordinario elogio. Son importantes estos comentarios porque nos permiten saber cómo vamos, y enderezar rumbos si hiciera falta.
    Abrazos!

  5. Serena Cuoghi Responder

    Bellísima manera de representar los hechos científicos y demostrar todo el romanticismo oculto en la verdadera historia Universal. Un tangueroso y neutrino abrazo les envío desde acá, para que sigan conservando la energía presente en cada una de las infopartículas de las futuras ondas que emitan!!! Se les quiere un cúmulo!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *