La literatura y la ciencia: encuentros y aproximaciones

Café Científico Bucaramanga

Martes  9 Septiembre, 6:30p Casa del Libro Total
Calle 35 # 9-81, Bucaramanga

 

Este Café Científico será testigo de una conversación entre un escritor y un científico. Hernando Motato, escritor y Rafael Torres, físico, conversarán sobre los encuentros y desencuentros de la literatura y la ciencia.

El fin primordial de esta conferencia consiste en señalar la actitud del hombre frente a su entorno y en él la contemplación como  soporte para sus formas de pensamiento y de creación.  Precisamente, Aldous Huxley en su libro Literature and science y en español Literatura y ciencia (1964) señala que la ciencia es una invención para investigar, ordenar y comunicar las más públicas de las experiencias humanas y de  igual modo la literatura aprovecha esas experiencias y hace de  ellas su objeto de creación.  El científico mira una flor y la somete al rigor del análisis en el laboratorio; allí la clasifica  y elabora un tratado sobre  la utilidad de ella a la humanidad.  El poeta mira la flor y la pone de testigo de sus cuitas amorosas, tal como lo hace nuestro poeta León de Greiff cuando dice: Esta rosa fue testigo/ de ese, que si amor no fue/ninguno otro amor sería/Esta rosa fue testigo/de cuando te diste mía/El día, ya no lo sé/-sí lo sé, mas no lo digo/Esta rosa fue testigo (1980, p.327, tomo 1).  La rosa y la mujer se encuentran en los recuerdos de la voz lírica que recrea ese momento de placer.

En qué momento se encuentran el científico y el poeta.  Ellos procuran unas explicaciones de sus vivencias y para ello acuden al lenguaje y es en este punto donde las afinidades definen sus campos de acción.  El hombre de ciencia conceptualiza su apreciación en términos muy propios de su especialidad, elabora los conceptos de esa experiencia científica, mientras el poeta recrea en metáforas e imágenes esa contemplación de  la flor.  Asimismo podemos poner en la misma escena a la luna y a ella acuden los hombres de ciencia para decirnos de los ciclos de la luna y la incidencia de ella en nuestra realidad.  Aquí cada especialidad de  la ciencia tiene su marco de referencia.  En el caso del escritor o del poeta es buscar la palabra precisa que trascienda ese momento de ensoñación.  Jaime Sabines, el poeta mexicano dice de la luna lo siguiente: La luna se puede  tomar a cucharadas/o como una cápsula cada dos horas/Es buena como hipnótico o sedante/y también alivia/a los que se han intoxicado de filosofía./Un pedazo de luna en el bolsillo/ es mejor amuleto que la pata de conejo;/sirve para encontrar a quien ama/para ser rico sin que lo sepa nadie/y para alejar a los médicos y las clínicas (1995, p. 461).  Es la mirada desde el humor y con él se asume la condición estoica con que sufren los amantes la ausencia de la amada.

 

 

One thought on “La literatura y la ciencia: encuentros y aproximaciones”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *