ASTRONOMÍA DE ONDAS GRAVITACIONALES

ASTRONOMÍA DE ONDAS GRAVITACIONALES

 
Héctor Rago
@hectorrago

 

En un remoto lugar del universo dos agujeros negros, se fundieron en uno solo en un evento cataclísmico que liberó en décimas de segundo 50 veces la energía luminosa de todas las estrellas de todas las galaxias de todo el universo observable. Esta energía estaba en forma de ondas gravitacionales que se dispersaron debilitándose mientras se alejaban en todas direcciones a la velocidad de la luz.
1.300 millones de años después, el 14 de septiembre de 2015, las ondas gravitacionales, llegan a la Tierra y con sutileza, activan tenuemente dos detectores en Estados Unidos. Las ondas gravitacionales habían sido descubiertas.

collage

La pregunta que se impone es: ¿podremos saber más del universo usando las ondas gravitacionales?
Las ondas gravitacionales son una predicción de la relatividad de Einstein. Son perturbaciones en la geometría del espacio que se propagan a partir de masas aceleradas.
La gravedad es una fuerza muy débil, comparada con las fuerzas electromagnéticas y por eso las ondas gravitacionales son muy difíciles de detectar. Las que podemos capturar en la Tierra provienen de fenómenos muy violentos como explosión de supernovas, choque de agujeros negros o el mismísimo Big Bang, y la tecnología necesaria para la detección, es exquisitamente sofisticada. Los detectores del observatorio LIGO que capturaron la onda de septiembre de 2015 tenían que ser capaces de medir cambios en la separación entre dos espejos separados 4 Km. y este cambio al pasar la onda era de la milésima parte del tamaño de un protón.

El descubrimiento monumental de las ondas gravitacionales no sólo ratifica una predicción de la relatividad de Einstein, también confirma de una manera contundente la existencia de agujeros negros. Pero fundamentalmente nos está obsequiando la posibilidad de conocer el universo de una manera radicalmente diferente de como lo hemos venido haciendo.
La imagen que tenemos del universo ha sido construida en base a la luz. Desde la luz visible detectada por nuestros ojos hasta la luz con otras frecuencias que nuestros ojos no ven, como infrarrojo, microondas, ultravioleta, radio o gamma, pero que aprendimos a detectar. Vemos el universo con la radiación electromagnética.

collage

Saber del universo usando ondas gravitacionales es otra cosa.
De la misma manera que en un cuarto oscuro podemos saber por ondas sonoras de lo que acontece, un vaso de vidrio que se rompe, una persona que habla, podremos a través de las ondas gravitacionales estudiar y conocer fenómenos del universo violento porque las ondas gravitacionales tienen información de cómo se produjeron. Además, a diferencia de las ondas electromagnéticas que puede ser absorbida o dispersada por la materia, la mayor parte de los objetos astronómicos son transparentes a las ondas gravitacionales, ellas viajan virtualmente inmutables, y nos informan fielmente del fenómeno.
Antes de sus 380.000 años el universo era opaco a la radiación electromagnética, no podremos tener información visual del temprano universo.
En cambio prácticamente desde el Big Bang el universo fue transparente a las ondas gravitacionales. Ellas nos permitirán tener información de lo que ocurrió en los primerísimos instantes del Big Bang. O de cómo explota una supernova.
El desarrollo de una astronomía de ondas gravitacionales supone la construcción de nuevos detectores cada vez más precisos, y que detecten ondas de distintas longitudes, asociadas con distintos fenómenos. Un tercer detector LIGO será instalado en la India próximamente. Junto con otros detectores planificados en Italia, Alemania y Japón conformarán una red que permitirá precisar la localización de la fuente y tal vez obtener información de esa fuente por otros medios en lo que ya se denomina astronomía multimensajes.

collage

Está previsto para el 2032 un observatorio en el espacio , el LISA de la Agencia Espacial Europea y la NASA, tres detectores formando un triángulo equilátero de un millón de km. de lado; y el Observatorio subterráneo Einstein.
El descubrimiento de las ondas gravitacionales es un gran salto para la humanidad. Casi podemos oír al universo y tener acceso a donde la astronomía convencional no llega. Es un tributo al ingenio de la humanidad descifrando la realidad con teorías exitosas, y la tecnología para indagarla.
Saber del universo de una manera distinta siempre nos ha deparado sorpresas.
Tal vez las sorpresas estén a la vuelta de la esquina.
_____________________________________________________________
 
En la musicalización del audio de este post se usó:
 

1.-«Roulette Dares (The Haunt Of)» en el album “De-Loused in the Comatorium” banda The Mars Volta. (2003).

2.- «All is Full of Love» album Homogenic, de la cantante y compositora islandesa Björk. (1999).

3.- «Daydreaming» album A Moon Shapped Pool, de la banda Radiohead. (2016).

4.«Libertango», autor Astor Piazzolla (1974), interpretado Tine Thing Helseth, (2013).

_____________________________________________________________
 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *