Tag Archives: Gravitación

ESTRELLAS DE NEUTRONES

 
Héctor Rago
@hectorrago
 

¿Puedes concebir estrellas en el universo de las que una cucharadita de ellas pese varios miles de millones de toneladas? Pues no sólo existen sino que su existencia tiene mucho que ver con los átomos de nuestros cuerpos.
El neutrón es una partícula subatómica constituyente de la materia ordinaria. Junto con el protón, el neutrón forma los núcleos de los átomos de los diversos elementos, pero a diferencia del protón, no tiene carga eléctrica y aislado es inestable: en unos 12 minutos se desintegra en un electrón, un protón y otras partículas.

Cuando a una estrella con una masa entre 8 y 20 veces más grande que la del sol se le acaba el combustible nuclear, las capaz exteriores colapsan por gravedad y se abalanzan violentamente a velocidades formidables, chocan con la parte central que es de hierro, y rebotan en un estallido formidable. Ha estallado una supernova. En fracciones de segundo se forman los núcleos más pesados que el hierro y se dispersan los elementos químicos que hay en los planetas y que formarán la base de la vida.
collage

El remanente está sujeto a una enorme fuerza gravitacional que presiona a los electrones contra los protones de los núcleos atómicos. Protones y electrones se convierten en neutrones. Los neutrones apretujados , logran balancear la fuerza de gravedad y crear una estructura estable *. Eso es una estrella de neutrones: el remanente colapsado tras la catastrófica explosión de una supernova y es uno de los objetos más extraños del universo.
Las estrellas de neutrones son muy pequeñas. Su diámetro es de apenas unos 20 Kms, y su masa es alrededor de una vez y media la masa del sol. Hay que hacer el esfuerzo de imaginar 500.000 planetas como la Tierra, encerrados en un volumen del tamaño de una ciudad!

collage

Siendo tan pequeñas y tan densas, la gravedad en su superficie es enorme. Un objeto soltado a un metro de altura chocaría en apenas una millonésima de segundo contra la superficie a una velocidad de más de 7000.000 Km/h y los átomos quedarían desintegrados. La gravedad es tan intensa que las mayores irregularidades sólo tendrían a lo sumo 5 milímetros de altura.
Los neutrones son el componente fundamental, y por eso son como un gigantesco núcleo atómico, aunque por supuesto el núcleo está sujeto por fuerzas nucleares y la estrella por la gravedad.
No se conoce con precisión qué constituye la parte central de la estrella, tal vez algo tan exótico como un plasma de partículas sub-nucleares como quarks y gluones, que solamente puede existir en tan extremas condiciones.

Las estrellas de neutrones giran muy velozmente, cientos de vueltas y hasta más de mil en un segundo porque cualquier rotación en el momento de su formación se amplifica al formarse, de la misma manera que el giro de una bailarina aumenta al cerrar los brazos. Las velocidades en el ecuador, pueden alcanzar la cuarta parte de la velocidad de la luz.

collage

El poderoso campo magnético, millones de veces mayor que el de la Tierra, hace que se emitan ondas de radio como un faro. Si estamos en la dirección correcta, detectaremos un pulso con cada giro. Este objeto se conoce como un pulsar y la primera detección de una estrella de neutrones en 1967 la hizo Jocelyn Bell precisamente detectando el pulso de ondas de radio.

Las estrellas de neutrones pertenecen a ese zoológicos de objetos raros que nos lleva a pensar que el universo no sólo es más extraño de lo que imaginamos, sino más extraño de lo que podemos imaginar.

* Nota Los neutrones son partículas llamadas fermiones que no pueden estar en el mismo estado cuántico, un principio denominado principio de exclusión de Pauli. El “apretujamiento” de ellos crea una presión denominada presión de degeneración que contrarresta la gravedad. Si la masa de la estrella es mucho mayor, se crea un agujero negro.

 
En la música de este post se escucha

1.- Detroit Experiment (2003), intérprete, Laurent Wilde (1960)

2.- Messagesquisse, para violonchelo solista y seis violonchelos.1978-80 Pierre Boulez (1925-2016)

3.Don’t blame me, (1963), interpretada por Thelonious Monk (1917-1982)

4.- Sorry George, intérprete, Laurent Wilde (1960)